Coalición Colombiana para la Diversidad Cultural

lunes, noviembre 14, 2005

Más fotos de la marcha por la diversidad cultural


Gran marcha en defensa de la reserva cultural



Hoy, 14 de noviembre, el sector cultural salió a la calle en defensa de la reserva cultural.

lunes, noviembre 07, 2005

Artículo El Espectador Noviembre 5 de 2005

USA nos USA Daniel García-Peña Jaramillo

En pocos días se decide en Washington el futuro de la cultura colombiana. La firma (o no) del Tratado de Libre Comercio con USA también determinará el porvenir del sector agrícola, el precio de las medicinas y muchos otros aspectos centrales a la vida de todos los colombianos y colombianas. Pero mientras el arroz y la aspirina pueden ser sustituibles, la cultura no.
Estamos negociando con la potencia cultural más poderosa del planeta que, con las nuevas tecnologías que apenas empezamos a conocer e imaginar, está adquiriendo niveles de control y aprovechamiento del mercado global de la información, el conocimiento, la comunicación y el entretenimiento, nunca antes conocidos en la historia de la humanidad. No exagero.
Más que el mercado colombiano, que frente a otros es pequeño, lo que le preocupa a USA en relación con el tema cultural es el precedente, especialmente en la medida en que se prepara para arrancar negociaciones con varios países de Asia, como Corea del Sur. Por eso, vienen con todo y por todo.
La causa que lideran con altura, seriedad y dignidad a favor de la reserva cultural en las negociaciones del TLC un grupo de actores, directores y libretistas de cine y televisión, músicos y otros artistas nacionales reunidos en la Coalición Colombiana para la Diversidad Cultural, es así de vital importancia. Su lucha, que no es una pelea de intereses gremiales sino la defensa del patrimonio y goce cultural del país, merece el apoyo de todos.
Buena parte del debate se ha centrado en torno a la "cuota de pantalla". He escuchado a más de uno decir que la televisión nacional está recibiendo su merecido por la mala calidad y falta de variedad de sus contenidos. El haber escogido el camino exclusivo de telenovelas y realities fue un error. Pero por culpa de una mala utilización de la herramienta por parte de unos pocos, no podemos como sociedad botar a la basura un instrumento fundamental para la defensa de nuestra soberanía cultural.
Más allá de la cuota de pantalla, se trata de reservarnos, hacia el futuro, el derecho de legislar sobre la actividad cultural, para desarrollarla autónomamente en medio de este mundo globalizado. No se trata de defender la cultura que hoy tenemos, sino de transformarla y democratizarla, abriéndola al mundo. Queremos que conozcan y gocen la cultura colombiana en todas partes y exigimos tener acceso a los otros mundos vecinos de esta nueva aldea global. Qué jartera ser el Tíbet suramericano, enconchados eternamente, escuchando, viendo, leyendo, comiendo y pensando lo mismo siempre.
Mal haría yo, amante de hamburguesas y del rock, echarme un discurso trasnochado contra el imperialismo yanqui. Considero el control remoto y la televisión por cable de los más significativos avances del nuestro tiempo y soy adicto a la BBC, la CNN, la TVE y hasta la porquería de Fox News. Aún no me he recuperado de la no transmisión de las finales de la NBA este año. ¡Falta Telesur!
Uno de los momentos en que sentí el mayor orgullo de ser colombiano, fue al ver gente de todos los colores bailando y gozándose Whenever wherever de Shakira hace unos años en una discoteca en Moscú y lo volví a sentir al verla conquistando el MTV europeo. Hoy, así como Avianca es de un brasileño, Bavaria es surafricana y Pielroja le pertenece al Hombre Marlboro, los derechos de autor de su trabajo artístico, así como los de Juanes y Carlos Vives, ya no nos pertenecen a los colombianos, sino a las inmensas corporaciones dueñas de las grandes disqueras del mundo.
La gente toma Colombiana no por su nombre ni porque las cuñas digan que sea la nuestra, sino porque la consideran más rica que la Coca-Cola. Si el sector cultural no se organiza más y no se dedica a mejorarse, no hay cuota de pantalla que valga en esta era de competencia salvaje.
USA no quiere que se les toque el internet ni nada de nuevas tecnologías, de las cuales son dueños. Para Colombia, ceder en la reserva cultural es amarrar el burro para que se lo coma el tigre. Supe que durante una reunión esta semana con la Coalición, el presidente Uribe se comprometió a tratar el tema con Bush en Mar del Plata. Ojalá no se le olvide, aunque dudo que le paren bolas.
www.danielgarciapena.org

Noticias de la Cumbre de las Américas

http://www.presidencia.gov.co/sne/2005/noviembre/04/08042005.htm
04 de noviembre
Para concretar negociación del TLC
URIBE PIDE A BUSH FLEXIBILIDAD EN AGRO, MEDICAMENTOS Y CULTURA
Necesitamos que Estados Unidos entienda la dimensión política de esta negociación, dijo Mar del Plata, Argentina, 4 nov. (SNE).- Flexibilidad en los temas de agro, medicamentos y cultura para concretar en el plazo fijado la negociación del Tratado de Libre Comercio (TLC), pidió este viernes el presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez, al presidente de los Estados Unidos, George W. Bush.
La solicitud fue hecha durante una reunión del mandatario colombiano con sus homólogos de Ecuador, Alfredo Palacio; Perú, Alejandro Toledo; de Bolivia, Eduardo Rodríguez; y Estados Unidos, George Bush, para hablar sobre el avance en la negociación del TLC que los países andinos negocian con Estados Unidos.
En el marco de la IV Cumbre de las Américas, que se lleva a cabo en Mar del Plata, Argentina, Uribe Vélez reveló que durante el encuentro los presidentes andinos hicieron énfasis en la necesidad que Estados Unidos entienda la importancia política de la negociación del acuerdo y adopte una postura más flexible en los aspectos mencionados.
"Necesitamos que Estados Unidos entienda la dimensión política de esta negociación, la relación de esta negociación con la superación de la pobreza, con la derrota del narcotráfico, con la derrota del terrorismo. Que haya una posición flexible, que comprenda los problemas que tenemos en el campo agrícola, los problemas que tenemos en el campo de los medicamentos, las aspiraciones del sector de la cultura" indicó el Jefe de Estado.
Agregó que el TLC con los Estados Unidos tiene unos fines políticos y sociales, que en esencia están centrados en obtener una alternativa generadora de empleo diferente a las drogas y en lograr el cumplimiento de las Metas Sociales del Milenio.
"Esta negociación tiene un significado político muy superior a los simples detalles técnicos. Esta negociación está relacionada con nuestra determinación de derrotar la droga que alimenta el terrorismo, con nuestra determinación de cumplir las metas sociales del milenio, con nuestra determinación de que nuestros pueblos puedan derrotar el desempleo y superar la pobreza", subrayó Uribe Vélez.
Y reveló que le envió un mensaje a la Secretaria de Estado de los Estados Unidos, Condolezza Rice, explicándole la importancia de sacar adelante el Tratado.
"Le dejé una notica manuscrita -que escribí allí mientras avanzaba la reunión- a la Secretaria de Estado, a la doctora Condolezza Rice, explicándole la dimensión política de este Tratado, y haciéndole ahí un listado de los temas críticos que, aspiramos, los Estados Unidos adopte una postura flexible como lo requerimos", señaló el Mandatario.
URGENCIA POR CERRAR NEGOCIACIÓN
Uribe Vélez dijo, además, que la idea es lograr que Estados Unidos flexibilice su posición en agro, medicamentos y cultura, para poder cerrar la negociación del acuerdo comercial en la próxima ronda, que se cumplirá en Washington durante los próximos días.
"Esperaríamos que ésta sea la última sesión de negociación, la última ronda. Que tiene temas muy delicados, temas muy delicados sobre los cuales le hicimos referencia al señor Presidente Bush", afirmó el Jefe de Estado.
Advirtió sobre la importancia de cerrar la negociación en dicha ronda, dada la premura del tiempo para obtener preferencias para los productos andinos en el mercado de Estados Unidos, que reemplacen las del Atpdea, cuya vigencia termina el año entrante.
"Nosotros estamos apremiados por el tiempo, porque el año entrante, el 31 de diciembre vence ese sistema de acceso unilateral que hoy tenemos a Estados Unidos, y sería muy grave que lo que estamos avanzando en exportaciones se perdiera, porque eso generador de empleo", recalcó Uribe Vélez.
Por su parte el presidente de Ecuador, Alfredo Palacio, dijo que los mandatarios le manifestaron a Bush la vocación y la decisión de lograr un Tratado justo y equitativo.
Entre tanto el Presidente de Perú, Alejandro Toledo, manifestó que la lucha de los andinos contra el narcotráfico y el terrorismo son razones que deben acelerar la negociación, para concluirla lo antes posible.

domingo, noviembre 06, 2005

Algo más que la cuota de pantalla. El Tiempo. Nov. 3 de 2005

POR BERNARDO JARAMILLO H.*
DEFENSA DEL SECTOR CULTURAL
Algo más que la cuota de pantalla (Noviembre 02 de 2005) Negociamos con la primera industria cultural del mundo.
La cuota de pantalla de "la cuota de pantalla" ha sido alta en estos días.
Columnistas independientes y editorialistas han dado sus opiniones sobre el tema. Todas plenas de argumentos, todas con una mirada parcial al problema.
La defensa del sector cultural que hemos emprendido desde el sector privado está vinculada a garantizar que Colombia mantenga su capacidad regulatoria en el sector, dada su importancia estratégica para el desarrollo del país, para la identidad nacional, la cohesión social y el acceso a la diversidad cultural. No se trata, como muchos piensan, de una nueva cruzada antiimperialista. Tenemos que abrir la puerta a todas las culturas del
mundo: a todas.
La negociación en curso es con la primera industria cultural del mundo, la
estadounidense: altamente concentrada en todos los segmentos del "entretenimiento" y que controla no solo la creación y producción de contenidos, sino también la infraestructura por la que estos transitan.
"Las industrias del copyright son la joya de la corona del comercio de Estados Unidos", decía Jack Valenti, de The Motion Pictures Association of America. No es necesario ni tomarse el trabajo de medir las asimetrías.
¿Cuál ha sido la respuesta del mundo a estas imperfecciones del mercado cultural? Preservar el espacio para sus políticas; exigir cuotas de contenido doméstico; establecer incentivos; fortalecer la creación y la producción independientes; promover el intercambio con otras culturas.
El tema es tan sensible para el mundo que, en el seno de la OMC, son muy pocos los países que se han comprometido a hacer concesiones en el campo de los servicios audiovisuales.
El enfoque multilateral gana cada vez más espacio con la adopción de la Convención de la Unesco para la Protección de la Diversidad de las Expresiones Culturales. Ciento cuarenta y ocho países (sólo Estados Unidos e Israel votaron en contra) le dijeron sí a su adopción. Los países del mundo entienden que en este espacio no pueden ceder frente a las pretensiones del libre comercio.
No se puede reducir el asunto a la defensa de los intereses de unos grupos económicos; ni a la protección del trabajo de unos miles de colombianos. La cosa tiene que ver con el desarrollo cultural del país, de la puesta en práctica de principios constitucionales que garantizan el acceso a la diversidad y a la promoción de la identidad.
Pero hay otra arista de la que poco se ha hablado. Los bienes y servicios culturales están cada vez más en el dominio de las tecnologías digitales.
Ese será el espacio predominante para la producción, distribución y consumo de los mismos en el futuro. Y es el que con más fuerza reclama Estados Unidos. Producir contenidos culturales para un ambiente global y distribuirlos por el entramado de cables y satélites es un negocio bastante atractivo.
¿Diversidad cultural? La Red se las da, dicen las multinacionales estadounidenses. "Ya que las redes digitales han solucionado los viejos problemas de escasez y han llevado a estimular nuevas oportunidades para los creadores en todo el mundo... las cuotas de contenido local y otras formas de medidas proteccionistas son completamente inapropiadas en el mundo del comercio electrónico", así planteaba la MPAA, ante el Congreso de Estados Unidos, su solicitud para frenar las barreras en este campo.
Queremos darles el trato nacional a las culturas de otros países. Queremos coproducir. Queremos cuotas de contenido doméstico para la cultura nacional.
Queremos reservar un espacio para la incertidumbre tecnológica. Queremos seguir contando "nuestras" historias a los colombianos y al mundo.
* Coalición Colombiana para la Diversidad Cultural

jueves, octubre 20, 2005

Asamblea de UNESCO adopta la Covención

La Conferencia General de la UNESCO, reunida en París del 3 al 21 de octubre, aprobó hoy (148 votos a favor, dos en contra y cuatro abstenciones) la Convención sobre la Protección y Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales, un instrumento jurídico internacional que entrará en vigor tres meses después de su ratificación por 30 Estados.

lunes, octubre 17, 2005

151-2 La votación en la Comisión. El jueves 20 de octubre se confirma en la Asamblea General de UNESCO

Good news, the convention was approved by a landslide vote of 151 to 2 during the Commission IV (Culture) debates of UNESCO’s 33rd General Conference. The United States and Israel were the only countries to vote against the convention.Today’s vote will become official when it is confirmed during the General Conference’s closing plenary sessions on October 20 and 21.Jim McKee and Robert Pilon will give an update tomorrow.///////
Bonne nouvelle : la Convention a été approuvée par un vote décisif de 151 voix contre deux, seuls les États-Unis et Israël s’opposant à l’adoption. Ce vote s’est tenu au terme d’un débat qui s’est déroulé dans le cadre des travaux de la Commission IV (Culture) de la 33e Conférence générale de l’UNESCO. Le vote d’aujourd’hui deviendra officiel lorsqu’il sera entériné en séances plénières de la Conférence générale les 20 et 21 octobre.
Jim Mckee et Robert Pilon vous tiendrons au courant demain.
Coalition pour la diversité culturelle (Canada)154, ave. Laurier Ouest, bureau 240Montréal (Québec) H2T 2N7Tel. : 1 (514) 277-2666 poste 0Fax : 1 (514) 277-9994E-mail : coalition@cdc-ccd.orghttp://www.cdc-ccd.org/

El Gobierno colombiano apoya la Convención de UNESCO

Bogotá, octubre 11 de 2005 100-0749-05

Sres.
Comité Directivo
Coalición Colombiana para la Diversidad Cultural
Silvia Amaya, María Eudoxia Arango, Patricia Ariza, Carlos Díaz, Bernardo Jaramillo, Ramón Jimeno, Claudia Triana, Alberto Urrego
Ciudad

Muy Apreciados Sres;

Deseo renovarles mis sentimientos de aprecio y consideración, unidos a nuestro reconocimiento por su contribución al enriquecimiento de la diversidad cultural de la nación colombiana.

En concordancia con los mandatos constitucionales, me es grato anunciarles la decisión del Gobierno del Presidente Álvaro Uribe Vélez, de aprobar, en el marco de la 33° Conferencia General de UNESCO, el proyecto de “Convención sobre la Protección y la Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales”.

Esta aprobación renueva el compromiso del Ministerio de Cultura con la elaboración de un instrumento jurídico internacional para la protección y promoción de la diversidad cultural, desde que ésta iniciativa fuera concebida en el contexto de la “Red Internacional de Políticas Culturales” –RIPC-.

El Ministerio fue parte sustantiva del Grupo de Cultura y Globalización de la RIPC, encargado de elaborar, por encargo de los Ministros de Cultura de la Red, un instrumento internacional que sirviera de base para fortalecer las capacidades nacionales en relación con la expresión de las identidades culturales en un mundo global. Para llevar a cabo este encargo, funcionarios del Ministerio participaron en una serie de reuniones de trabajo realizadas bajo este propósito, y posteriormente, en calidad de Ministra, cuando el instrumento fue elaborado, tuve el honor de presentarlo en conjunto con otros Ministros ante el Director General de la UNESCO, en febrero de 2003.

Este instrumento fue punto de partida fundamental para la toma de decisión por parte del Consejo Ejecutivo de la UNESCO de recomendar la elaboración de un anteproyecto de convención, que después de dos años de negociación, será sometido a aprobación por parte de la Conferencia General, el lunes 17 de octubre próximo.

Simultáneamente con su participación en la elaboración del instrumento arriba mencionado en el marco de la RIPC, el Ministerio lideró en el contexto interamericano una reflexión de extrema importancia sobre el valor de la diversidad cultural, que tuvo como principal escenario la Primera Reunión Interamericana de Ministros y Altas Autoridades de Cultura en el ámbito de la OEA, realizada en Cartagena de Indias en julio de 2002.


La “Declaración de Cartagena” fue enfática en afirmar que “la diversidad cultural que caracteriza nuestra región es fuente de gran riqueza para nuestras sociedades y que el respeto y la valoración de nuestra diversidad contribuyen al dinamismo social y económico, son factores positivos en la promoción de la gobernabilidad, la cohesión social, el desarrollo humano, los derechos humanos y la coexistencia pacífica en el Hemisferio”.

En otros escenarios internacionales, el Ministerio ha mantenido la misma coherencia, como bien lo revela la “Declaración de Córdoba”, emanada de la VIII Conferencia Iberoamericana de Cultura, en la que tuve el encargo de representar al Gobierno Nacional; así como la “Declaración de Madrid”, resultado del “Encuentro Mundial de Ministros de Cultura a favor de la Diversidad Cultural”, donde como Ministra de Cultura reafirmé el apoyo de Colombia a esta iniciativa.

En el proceso de negociación del anteproyecto, el Ministerio, con el apoyo de la Delegación de Colombia ante la UNESCO, y el concurso del Ministerio de Relaciones Exteriores, el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, la Misión de Colombia ante la OMC, el Comité Negociador del TLC y otras instancias gubernamentales, mantuvo una activa participación por circunscribirse su contenido a un ámbito de interés prioritario para las políticas culturales del Estado colombiano.

En este proceso, cabe decir, fueron tenidas en cuenta las observaciones y los comentarios ofrecidos por la Coalición Colombiana por la Diversidad Cultural.

Esta semana, tendré el honor de presentar, el voto positivo del Gobierno colombiano en relación con la futura convención, por cuyos fines el Ministerio trabaja día tras día desde su creación, pues sin duda alguna la protección y la promoción de la diversidad cultural es uno de sus propósitos fundamentales.

Finalmente, deseo agradecer a la Coalición su acompañamiento en este proceso, y especialmente, convocar su efectiva participación en el desarrollo de las políticas y programas del Gobierno Nacional al servicio del engrandecimiento de la vida cultural de la nación colombiana.

Con mis más cordiales saludos,




MARÍA CONSUELO ARAÚJO CASTRO
Ministra de Cultura

Carolina Barco, Ministra de Relaciones Exteriores
Jorge Humberto Botero, Ministro de Comercio, Industria y Turismo
Claudia Uribe, Embajadora, Misión de Colombia ante la OMC
María Zulema Vélez, Embajadora Delegada Permanente de Colombia ante UNESCO
Carlos Gamba, Secretario Ejecutivo, Comisión Colombiana de Cooperación con UNESCO

domingo, octubre 16, 2005

La presión estadounidense frente a la Convención de UNESCO

sábado, octubre 08, 2005

Coaliciones del mundo en Buenos Aires

Las Coaliciones para la Diversidad Cultural
Insisten en la Adopción de la Convención, y Presentan Planes para la Federación Internacional en el Encuentro en Buenos Aires

Tomado de Coaliciones en Movimiento http://www.blogger.com/post-edit.g?blogID=17599296&postID=112878582070358125
Apoyar la adopción de la convención de la UNESCO. Resistir los intentos de reapertura de las negociaciones. Comprometerse a ratificar la convención de manera prioritaria. Y proponerse convertir sus principios en políticas culturales reales a nivel nacional.

Estos fueron los principales mensajes dirigidos a los gobiernos en la declaración emitida al concluir la Séptima Asamblea General del Comité de Enlace Internacional de Coaliciones para la Diversidad Cultural (CEI), celebrada el 6 de septiembre en Buenos Aires, Argentina.

En este encuentro, organizado por la Coalición de Argentina (el Foro para la Protección de las Industrias Culturales), participaron representantes de las coaliciones de Bélgica, Brasil, Burkina Faso, Camerún, Canadá, Chile, Colombia, Congo, Ecuador, Guinea, Francia, Corea, México, Perú, Eslovaquia, España, Togo y Uruguay.

A las coaliciones se unieron líderes de organizaciones culturales clave de Bolivia, Paraguay y Venezuela que se están encargando activamente de establecer nuevas coaliciones en sus respectivos países reuniendo a organizaciones que representan a artistas, compositores, escritores, directores, productores y distribuidores independientes del cine, de la televisión y de la música, editores de libros y otros profesionales de la cultura.

En la reunión de Buenos Aires, las coaliciones deliberaron extensamente sobre el panorama de un voto de adopción positivo durante la Conferencia General de la UNESCO e intercambiaron notas sobre lo que estaban haciendo para asegurar que sus propios gobiernos apoyen la convención —y la ratifiquen rápidamente tras la votación de Octubre.

Las Coaliciones también evaluaron el rápido crecimiento del movimiento —existen hoy 30 coaliciones, prácticamente el triple de coaliciones que existían hace menos de un año— y acordaron empezar a establecer una estructura organizacional más formal para coordinar sus actividades.

El primer paso será el de remplazar el nombre actual del Comité de Enlace Internacional por un nombre que refleje verdaderamente en lo que se ha convertido el CEI: una Federación Internacional de Coaliciones para la Diversidad Cultural.

Se ha establecido un comité que se encargará de elaborar propuestas concretas para la estructura organizacional de la federación, lo que prepará el camino para celebrar un congreso fundacional de la nueva federación en septiembre u octubre del 2006.

Este primer congreso representaría una evolución basada en el ciclo de los cuatro encuentros internacionales de organizaciones profesionales culturales que se inició en Montreal en septiembre del 2001 y fue seguido por los encuentros en Francia (2003), Corea (2004) y España (2005).

Organizado por la Co-secretaría del CEI, con el apoyo financiero de las Coaliciones para la Diversidad Cultural de Canadá y Francia, el encuentro de coaliciones también fue posible gracias al generoso apoyo de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires —la que también organizó dos importantes encuentros sobre la diversidad cultural: el Tercer Encuentro Internacional sobre la Diversidad Cultural, organizado también por la Ciudad de Buenos Aires, y un encuentro de las secretarías de cultura de las principales ciudades de Iberoamérica.

Robert Pilon, vicepresidente ejecutivo de la Coalición de Canadá, encabezó la reunión de coaliciones celebrada en Buenos Aires y emprendió una misión de seis países en las Américas—se reunió con coaliciones y líderes de las principales organizaciones culturales de México, Venezuela, Ecuador, Perú, Colombia y Paraguay, participó en una serie de reuniones con los agentes gubernamentales responsables de la cultura, del comercio y de relaciones exteriores y dio entrevistas a los medios de comunicación sobre el estado actual de la campaña para la convención en la UNESCO y las implicaciones sobre la cultura de las principales negociaciones comerciales que se llevan a cabo en la región.

La Convención de UNESCO

Desde el 3 y hasta el 20 de octubre de 2005, sesiona la 33a. Conferencia General de UNESCO. A la misma será sometido el texto del proyecto de "Convención sobre la Protección de la Diversidad de los Contenidos Culturales y las Expresiones Artísticas", que busca generar un ámbito especial para las negociaciones del comercio de bienes y servicios culturales y mantener la soberanía de los países en la adopción de sus políticas culturales. En el siguiente vínculo puede usted encontrar el texto que será sometido a aprobación por parte de los países miembros de UNESCO y todos los documentos relacionados con el tema.
http://portal.unesco.org/culture/es/ev.php-URL_ID=11281&URL_DO=DO_TOPIC&URL_SECTION=201.html

viernes, octubre 07, 2005

La Declaración de agosto 19 de 2004

COALICIÓN COLOMBIANA PARA LA DIVERSIDAD CULTURAL
PRIMERA DECLARACION



Las negociaciones del Gobierno colombiano para suscribir el acuerdo de Libre Comercio de las Américas –ALCA- y el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos –TLC- tendrán un gran impacto en la actividad económica, social y política del país. Su efecto en el sector cultural también será enorme. Frente a esta realidad, quienes suscribimos la presente declaración nos constituimos en la Coalición Colombiana para la Diversidad Cultural, con el fin de participar en el proceso aportando experiencia y conocimiento, decididos a proteger el derecho a la diversidad cultural.

En la mayor parte de los sectores industriales, comerciales y de servicios se conocen las asimetrías que se presentan en las negociaciones. Pero en el sector cultural las asimetrías son de mayor dimensión: mientras el sector cultural colombiano genera cerca del 2,1% de la riqueza nacional, el de Estados Unidos representa el 7,6% del suyo. Al mismo tiempo la globalización ha acelerado la concentración de la propiedad de las empresas culturales, en la medida en que se han conformado grandes monopolios en la producción y distribución de contenidos, lo que constituye una amenaza para uno de los valores fundamentales de la humanidad: la diversidad cultural.

Esos desarrollos han llevado a incorporar en las negociaciones de los tratados el tema de la diversidad cultural, introduciendo tratamientos diferenciados para las actividades, industrias y empresas de la cultura. De esta manera las naciones buscan garantizar y preservar su soberanía, su derecho a desarrollar su identidad, manteniendo el poder de formular, reformar y diseñar sus políticas culturales. Lograr este propósito es otra de las tareas que asume la Coalición.

La Coalición realizará su labor orientada por los principios que se han establecido en foros mundiales como la UNESCO (2001) y la Declaración de Seúl (2004), a los cuales adherimos, y que sintetizamos así:

• Los contenidos culturales y las expresiones artísticas reflejan las identidades, experiencias y valores de los pueblos, y por tanto difieren fundamentalmente de los otros bienes y servicios.

• Los ciudadanos deben tener amplio acceso a los contenidos culturales y a las expresiones artísticas de su propio país, y los artistas y creadores deben tener la posibilidad de difundir sus creaciones a sus conciudadanos.

• Un intercambio equilibrado de contenidos culturales y expresiones artísticas entre los países contribuye fundamentalmente a lograr un mayor entendimiento entre los pueblos y a atender la emergencia de un mundo con cooperación y comprometido con la paz, permitiendo así una globalización que responda realmente a las necesidades de la humanidad.

• Las fuerzas del mercado no garantizan por sí mismas niveles significativos de creación, producción y difusión cultural en cada país; por esta razón los Estados deben preservar su libertad de implementar, sin restricciones políticas que aseguren la producción y circulación efectivas de su cultura dentro y fuera de sus fronteras.

• La Coalición impulsará compromisos para que el Estado colombiano se abstenga de apoyar medidas a escala internacional que puedan deteriorar o suprimir las potencias creativas humanas y los objetivos fundamentales en el campo de la cultura, o aquellas que debiliten la capacidad del país para apoyar las diversas identidades culturales de la nación.

Estos principios son la base sobre la que UNESCO ha propuesto la Convención sobre la Diversidad de los contenidos culturales y las expresiones artísticas, un instrumento con fundamento jurídico vinculante que llene el vacío que existe en el derecho internacional, y que le dé a los Estados un cimiento legal para elaborar, ejecutar y mantener sus políticas culturales, sirviendo de contrapeso a la presión que ejercen sobre la cultura los acuerdos de comercio internacional. Ésta se adoptará en la Conferencia General de la UNESCO en el 2005.

En algunas de esas negociaciones comerciales, las asimetrías en el tema cultural han llevado a establecer Cláusulas de Excepción o Reservas en los tratados, que fijan condiciones especiales para el acceso a los mercados, a la inversión, al trato nacional o a la cláusula de la nación más favorecida en el terreno de las industrias culturales. Otra opción es establecer una cláusula específica que garantice la autonomía de los Estados contratantes para mantener y formular políticas de fomento en sectores estratégicos como la industria editorial, la televisión, el cine, la música, y las demás manifestaciones artísticas y culturales.

Estas alternativas deben estar presentes en las negociaciones de los tratados que lleva a cabo el gobierno colombiano con otros países. Con la conformación de la Coalición, el gobierno nacional y el sector cultural cuentan con una representación, una nueva herramienta para enriquecer el debate de los tratados en negociación, y fundamentalmente para llegar a acuerdos que permitan preservar la diversidad cultural de la nación.

La Coalición Colombiana por la Diversidad Cultural se une así a las coaliciones del mundo y demás organizaciones de la sociedad civil, al igual que de los estados que luchan por la protección de la diversidad cultural.



FIRMAS

La declaración de la Coalición

Esta aventura empezó en julio de 2004. En agosto 19 nació formalmente la Coalición Colombiana para la Diversidad Cultural, una iniciativa de organizaciones y personas vinculadas a las actividades e industrias culturales colombianas, con el propósito de promover y defender la identidad y la diversidad cultural, frente a las negociaciones internacionales de libre comercio y promover la adhesión y ratificación, por parte de Colombia, de los tratados internacionales sobre la materia.

Hola a todos

Desde hace días queríamos llenar este vacío: el de un blog para la Coalición. Hoy empezamos el ejercicio de tratar de contarles qué está pasando y llenarlos de documentos de interés.

Esperamos sus frecuentes visitas, comentarios y colaboraciones.